Museo de Pollensa

231_museo_pollensa_de.mp4_000122680
Pollença ha sido siempre la ciudad de los artistas: pintores como Anglada Camarassa y Tito Cittadini incluso dejaron París por este lugar. Desde hace más de treinta años tiene lugar aquí el Certamen Internacional d’Arts Plàstiques, cuyos ganadores exponen sus obras en el Museo de Pollença, el cual tiene además otras cosas que ofrecer, como la colección de retablos góticos, que proviene en parte de la iglesia parroquial y en parte de la capilla del Puig de Santa María.

Una parte importante del museo está dedicada al artista Atilio Boveri, cuyos óleos, creados en Mallorca entre 1912 y 1915 reproducen los Jardines de Raixa, el Castell del Rei, las cuevas de Bóquer, el Torrent de Pareis, el molino de Can Jura, el paso de Ternells, los frutales y huertos de Pollença, el Calvari, las calles de Pollença, las higueras, los olivos y almendrales.

Y además, una Mandala sorprende a los visitantes del Museo de Pollença, para los budistas la explicación del nacimiento, de la existencia y la destrucción del universo, una complicada ayuda para la reflexión y la concentración.
Durante su visita a Pollença en el año 1990, el Dalai Lama regaló a la ciudad una Kalachakra Mandala, también conocida como “rueda del tiempo”. La complicada mandala representa a 722 dioses y sus palacios y fue elaborada en el monasterio de Namgyal, en el Himalaya indio.

Oficialmente el Museo de Pollença abrió sus puertas en el año 1975 en el antiguo convento de los dominicanos, construido entre 1588 y 1616 y ocupado por los monjes hasta 1836. Hoy día el museo es un punto de encuentro cultural para amantes del arte y la música, así como para entusiastas del teatro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *