Sandías del mercado de Sineu

241_sineu_markt_de.mp4_000041240
Sineu se encuentra en el centro geográfico de la isla y ha sido desde el tiempo de ocupación árabe el granero de Mallorca. El Archiduque Luis Salvador ya menciona el mercado de Sineu en sus libros sobre las Baleares publicados a finales del siglo XIX. En aquel entonces ya tenía lugar el mercado semanal los miércoles y la feria una vez al año.

Pero el mercado ha cambiado. Hoy día ya no se pesa más grano, sino que se ha convertido en punto de encuentro de todos los campesinos del Pla, la llanura de Mallorca, que lo visitan para comprar un pollo o aumentar el número de conejos en el establo.

Pero quien deja el mercado de animales y sube hasta la iglesia verá su esfuerzo ricamente recompensado. Los campesinos de los alrededores ofrecen aquí fruta fresca y madura con la que ningún supermercado puede competir: cerezas, melocotones, manzanas y, sobre todo, los melones más dulces. Las campesinas venden hierbas aromáticas plantadas por ellas mismas: romero, lavanda y albahaca. De sus huertos vienen los gladiolos frescos, así como las judías, cabezas de ajo y los mejores tomates de la temporada.

Llegando al mercado a las 9 de la mañana aún podremos dejarnos invadir por el aroma de las especias empaquetadas en pequeñas bolsitas. Todo el mercado es un recreo para nuestros ojos y un festín de los aromas más delicados. Los alfareros ofrecen sus obras de barro junto a los cesteros, a los que podremos comprar un cesto típico. Incluso desde camiones se venden sandías gigantes, que apagaban la sed de los campesinos y los habitantes de Sineu en una época en que las bebidas no salían de las neveras. No han perdido su atractivo, los frescos melones y sandías del mercado de Sineu.

Sineu, Mallorca

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *