Bodegas Pere Seda en Manacor

A finales del siglo XIX Pere Reus Morro, llamado Pere Seda, empezó a dedicarse al vino. Desde entonces cinco generaciones de vinateros han seguido esta tradición familiar y hoy han convertido las bodegas que llevan su nombre en un centro con las tecnologías más modernas para la elaboración de vino. Hoy en día esta bodega de Manacor es posiblemente la única de Mallorca que regentada por la misma familia, haya hecho vino durante todos y cada uno de los años del siglo XX y XXI.

130 hectáreas de viñedos situadas entre los términos municipales de Manacor y Felanitx aportan la uva necesaria para elaborar el vino. La bodega de Pere Seda dispone de los sistemas de control de elaboración y crianza más avanzados para conseguir un caldo de la máxima calidad.

Se utilizan principalmente variedades de uva autóctonas para elaborar vinos jóvenes, de crianza, reservas, gran reservas y vinos de aguja. Para el proceso de envejecimiento se utilizan barricas de roble americano y roble francés. Los vinos y las marcas más conocidos son Pere Seda, L’Arxiduc Pere Seda, Chardonay, Mossen Alcover y Guium. Ademas de los vinos la bodega ha empezado recientemente la producción de vino espumoso.

Las bodegas Pere Seda aúna tradición y modernidad, pero sobretodo amor por el buen vino.

Bodegas Pere Seda en Manacor

Contacto

Extras

  • Para llevar
  • Parking cerca

Mercado del Olivar

143 puestos de pescado forman el mercado más grande de Palma: el “Mercat de l’Olivar”. A pesar de que los mallorquines no son grandes comedores de pescado y marisco, en este mercado se puede encontrar cualquier cosa que proceda del mar y que arrojen las redes de los pescadores. Enormes meros, gambas de color rojo y rosa brillante, langostas vivas desde la costa norte de la isla y también de Menorca.

El Mercat del Olivar es el corazón de Palma. Así se entienden los mercados aquí. No hay nada que no se pueda encontrar. Los pasillos del mercado fueron construidos en 1941 por el arquitecto Gabriel Alomar donde antiguamente se encontraba un monasterio. Hoy en día el mercado es un lugar de encuentro para las amas de casa, solteros y gente de negocios. Subes algunos peldaños, pasas la estatua de piedra de una vendedora del mercado, y de repente te encuentras en mitad de una huerta, con sus campos de frutas y hortalizas. Los estantes, repletos de lechugas, repollos, berenjenas, calabacines, cebollas y mucho más, se han doblado por el peso. Las legumbres se encuentran en canastas, los tomates cuelgan del techo en sus ramilletes. Aparte de los limones y las naranjas con las que están familiarizados los agricultores mallorquines éstos también conocen frutas tropicales, por lo que también brillan los kiwis, aguacates, piñas y plátanos locales.

Ahora subiremos por la escalera mecánica que va a la planta más alta. Aquí aparece un escenario donde se ofrecen manjares deliciosos. Se presentan de una forma delicada picantones, faisanes, palomas… Cerdos por aquí, entrecotte de ternera por allá. Aquí cuelga el cochinillo entero junto con los despojos del cordero. No se deben pasar por alto las Sobrassadas resplandecientes, los chorizos o las Butifarras. Y a quien le pesa ya demasiado la cesta de la compra, hace una breve pausa de tapeo y se une a la charla con los comerciantes y visitantes de la barra de Teodoro Marcos. Josefina sirve sonriente un “tallat” a sus clientes, un cortado o una tapa con un vasito de jerez. El bar de Teodoro existe ya desde hace muchos años, y Josefina trabaja allí desde los 24 años.

Quién se quede hasta que el reloj del Mercat del Olivar marca las 14:00 en su pitido final, y se olvide del paso del tiempo, entre compras de frutas, verduras, pescado y carne, habrá experimentado el mercado de verdad.

Mercado del Olivar

VERA l´Atelier – tienda gourmet y delicatessen

VERA L’ ATELIER: cocina sus productos con materias primas de primera calidad, pasando por un riguroso y estricto control sanitario para asegurar siempre su garantía.

VERA L’ ATELIER – naturalmente artesanos:
– tiene una gran variedad de productos preparados y listos para la cocina
– elabora sus propias croquetas artesanas, hechas a mano, una a una.
– hace la cocina sencilla para sus clientes.
– elabora y prepara productos cárnicos como: salchicheria, pinchos, adobos, aves rellenas, confitados y variedad de hamburguesas.

VERA L’ ATELIER es especialista en productos gourmet y delicatessen, en carnes nacionales y de importación, con sellos y registros sanitarios de origen de autenticidad como: Angus irlanda, Angus australia, Angus Estados Unidos, Wagyu y la especialidad de la casa, que es “DAM”: dry aged meat.

VERA – una empresa de mas de 20 años de experiencia en la gastronomía balear.

VERA l´Atelier – tienda gourmet y delicatessen

Horario

Martes - Sábado 8.30 - 14 hrs.

Contacto

Extras

  • Para llevar
  • Parking cerca

Mascota Sana

– Piensos ecológicos – Accesorios – Camas – Juguetes – Premios – Higiene – Jaulas – Parques – Marcas: Canagan – Harrison – Oxbow – Ezydog – Urine-Off.

Mascota Sana

Horario

Lu-Vi 10 - 19h, Sáb 10 -14 y 16-20h.

Contacto

Extras

  • Animales de compañía admitidos
  • Para llevar
  • Parking cerca
  • Tarjeta de crédito

Panades y Robiols

Las fiestas religiosas han tenido desde siempre mucha repercusión en las islas. Las panades i robiols son un ejemplo de ello. Aunque hoy en día se consumen todo el año, estos productos se elaboraban tradicionalmente solo en Semana Santa, y se consumían después del ayuno de la cuaresma.

La pasta se elabora de forma similar, pero la forma y el contenido es tan diferente que hacen de ellos dos productos incomparables en sabor.

La panada es salada y suele rellenarse de carne, pescado o guisantes. El robiol, con una masa más fina, se rellena con cabello de ángel o requesón y se consume como postre.

¿Le apetece probar estos productos? En cualquier panadería de las calles de Mallorca, usted los encontrará.

VERA Tienda gastronómica

– Carne – Foie – Jamón Ibérico – Vinos – Chocolate – Dulces – Conservas del Mar – Conservas de la Tierra- Especias – Aceites – Vinagres – Mermeladas – Salsas – Especialidades Mallorca – Trufas – y una gran variedad de más productos gourmet.

VERA Tienda gastronómica

Horario

Lunes - Viernes 8.30 - 20h, Sábado 8.30 - 14h.

Contacto

Extras

  • Catering
  • Opción vegetariana
  • Para llevar
  • Parking cerca
  • Parking propio
  • Tarjeta de crédito

Porreres, pueblo del Pla

Porreres se encuentra al sur del Pla de Mallorca. Sus 4.500 habitantes viven en una superficie de 86 km2, el segundo municipio más grande de las Baleares, después de Algaida.

El Pla ha sido considerado desde siempre como el granero de Mallorca. Los sucesivos invasores que visitaron la isla utilizaron la fértil planicie para el cultivo de productos agrícolas. El tono rojizo de la tierra, producido por los depósitos de óxido de hierro, confiere al paisaje una atmósfera muy cálida. Ya en tiempos tempranos los pobladores conocían la riqueza productiva de esta tierra de matices que van desde el mate al rojo brillante. Practicaban métodos de cultivos equilibrados y tratando de conservar siempre la diversidad. Así cultivaron los distintos tipos de cereales. Gracias al cambio de fruta y a la escarda consiguieron elevar la fertilidad del suelo. En nuestro tiempo se continúan combinando en el Pla el cultivo de cereales con las plantaciones de almendros, algarrobos e higueras.

Porreres se ha hecho un nombre también como zona vinícola, y desde que los árabes plantaran albaricoques en gran cantidad a comienzos del siglo X, Porreres se ha convertido en el centro del albarcoc. Este tipo de fruto con hueso tiene su origen en Asia Central y Oriental y era también conocido por los romanos, aunque estaban más interesados dentro de la afectación de su imperio en frutos de mayor tamaño, entre los que se encontraban los melocotones, que constituían un arreglo mejor en la plateada vajilla que los endebles albaricoques. Por ello los del Tiber trataban a esta fruta de piel de terciopelo de manera algo despectiva como melocotones precoces que se estancaron en su desarrollo y que no podían ser considerados de ninguna manera un manjar selecto.

Como sucede a menudo en Mallorca, la descripción detallada de la historia comienza en Porreres con la conquista cristiana. La época prehistórica nos ha dejado en la zona algunas huellas en forma de talaiots.

La dominación romana está documentada por las piedras descubiertas en el siglo XIX. En la época árabe el pueblo pertenecía al distrito de Manqur, al que pertenecían también Manacor, Felanitx y parte de los actuales lugares de Campos y Santanyi. Un testimonio de su presencia son las fuentes públicas aún existentes. Sin embargo el hecho de que las plantaciones de albaricoques actuales ya hubieran sido plantadas en gran parte por los árabes no valía ni una línea para los historiadores occidentales.

El rey Jaume I cedió las tierras de Porreres al conde Nuño Sanç, su vasallo fiel. Tras su muerte, el rey Jaume II se convirtió en su nuevo propietario, quien declaró en el año 1300 la totalidad de las tierras como municipio. El nombre de Porreres proviene del caballero Guillem de Porrera, que había participado en la conquista de Mallorca.

Porreres ofrece al visitante varios monumentos de interés. En su núcleo urbano encontramos la imponente iglesia de la Mare de Deu de la Consolació, que ya fue documentada en 1277 y ampliada en el siglo XVII añadiéndole un campanario lateral. La nave abovedada que alberga su interior tiene la envergadura más amplia de su tipo en la isla. En la sacristía se conserva un tesoro eclesiástico de gran valor.