Paguera, paraíso del turista

Paguera – Puede apreciarla inmediatamente desde su primera visita a Mallorca o después de muchos años en la isla. Souvenirs, tiendas para los residentes, hoteles, restaurantes, etc. todo al alcance de la mano.

El Paseo Marítimo -al igual que el de Magaluf- complicó un poco la circulación por la zona, pero la hizo también más bella. Las playas de La Romana, Palmira y la Torá, con cómodos accesos cada 100 m desde el Paseo Marítimo, vigilantes desde el primer café hasta la puesta de sol…Y por si fuera poco, la montaña de Basilea que brinda al turista la posibilidad de realizar numerosas excursiones, sobretodo en temporada baja, cuando el calor no fastidia la diversión. En temporada alta hay también muchas actividades comerciales y de ocio.

Distancias:
Paguera – Palma de Mallorca: ca. 24 km
Paguera – Puerto Adriano: 9,3 km
Paguera – Puerto Portals: 11 km
Paguera – Puerto Andratx: 9,1 km

Paguera, paraíso del turista

Costa de la Calma

Costa de la Calma: un sitio donde puede relajarse en la playa, en el mar o en el bosque. Costa de la Calma está situada entre Santa Ponsa y Paguera, fácil de encontrar siguiendo la Autopista Palma – Andratx, tomando su propia salida o bien en transporte público.

Aquí puede encontrar tiendas, restaurantes, bares…

Costa de la Calma no es solamente un sitio de vacaciones. Aquí viven cerca de 1000 habitantes de diferentes nacionalidades; buscaban la calma y aquí la han encontrado.

Costa de la Calma

Soller, visita estrella del norte

Sóller es un pueblo encantador en el nord-oeste de Mallorca.

Este pueblo está situado en un fértil valle en forma de cuenco que es conocido por sus naranjos y olivares. El valle y sus montañas dentro de la Serra de Tramuntana son destinos muy populares para las personas de todo el mundo, especialmente para aquellos amantes de los deportes y la naturaleza. Sus paisajes te inspiran o simplemente  te permiten relajarte y disfrutar de la paz de la Serra de Tramuntana.

El famoso “Tren de Sóller” conecta el pueblo con Palma de Mallorca, realiza la misma ruta desde que se inauguró a principios del  Siglo XX. Es también una visita muy recomendada, el paseo en tranvía por el pueblo hasta el Puerto de Sóller, donde podrá disfrutar de la playa y de una amplia oferta de restaurante y comercios.

Un paseo por el pueblo es una  experiencia fascinante. Hay casas que tienen su origen en el  siglo 14 o incluso anteriores y tienen un gran número de edificios modernistas. En particular, la parroquia de San Bartolomé y el banco junto a ella que están en la  “Plaza de la Constitución” junto con “Can Prunera en la calle”  Carrer de Sa Lluna ” y una gran parte de las casas de ‘Gran Vía’.

Soller, visita estrella del norte

La Lonja en Palma

La Lonja no es, como algunos creen, el antiguo lugar de comercio de pescado, sino la antigua sede del gremio de pescadores de Palma.

El famoso arquitecto del siglo XV Guillem Sagrera la edificó por encargo de la cámara de comercio entre 1426 y 1447, creando así una perla del arte gótico en Palma.

La Lonja se construyó para albergar las reuniones de los comerciantes, una especie de centro de congresos. A comienzos del siglo XV Palma mantenía ya 25 representaciones comerciales con otros países y en esta lonja se convocaba a los comerciantes. La riqueza de la construcción muestra que Palma fue ya desde siempre una de las ciudades de comercio pesquero más ricas del Mediterráneo, por lo que la abundancia de dinero permitió crear así uno de los edificios más bellos de España.
Actualmente se invita al edificio en ocasiones festivas y oficiales a altos mandatarios, como en el caso de la visita del presidente Johannes Rau en otoño de 2002, e incluso se realizan exposiciones.

En las estrechas callejuelas que rodean la Lonja se ha ido asentando a lo largo de los años una zona de ocio para disgusto de los vecinos, quienes desearían poder dormir alguna vez por fin, y su animación no cesa en los restaurantes y bares de tapas los fines de semana hasta bien entrada la madrugada.
En honor al arquitecto de la Lonja, Guillermo Sagrera, se le dedicó un tramo de la calle situada frente a su edificio. El Paseo Sagrera se confunde a menudo con el Paseo Marítimo, aunque comienza más atrás. Este hermoso paseo de altas palmeras fue encargado en 1930 por el ayuntamiento de la ciudad y es un lugar predilecto para dar tranquilos paseos. Los bancos frente a su fachada invitan a detenerse y disfrutar. Un recorrido histórico que vale la pena!