Semana Santa en Palma

La semana de Pascua es un verdadero espectáculo. Las celebraciones comienzan el Domingo de Ramos con la misa de la Pasión en la Catedral de Palma. Sacerdotes y creyentes recorren las calles precedidos por el obispo de Palma mientras se bendicen con agua bendita las ramas de palmeras y olivos que también portan numerosos espectadores.

En Semana Santa las enormes imágenes de Cristo, de la Virgen y de algunos santos son acompañadas a través de la ciudad por inquietantes encapuchados embozados en sus largos capirotes. Así, por ejemplo, el Jueves Santo los silenciosos miembros de las diversas cofradías crean un ambiente medieval en la procesión del Crist de la Sang, piel de gallina incluida.

Esta procesión, documentada desde el año 1554, es una de las más importantes. La cofradía más antigua se remonta también a esa época. Existen 30 cofradías sólo en Palma, unas 50 en toda Mallorca, fundadas la mayoría de ellas a comienzos del siglo XX y particularmente en los años 40 y 50, aunque algunas de ellas tienen su origen en los años 90.

Las cofradías se diferencian en los distintos colores de sus ropajes y por sus estandartes y todas ellas portan su propio crucifijo y sus imágenes de santos
La ceremonia de los penitentes silenciosos, y silenciosas, ya que a menudo se encuentran mujeres entre los cofrades e incluso existe una cofradía a la que no tienen acceso los hombres, comienza por la tarde en la Plaza de l’Hospital y atraviesa el interior de la ciudad recorriendo, entre otras, la calle Olmos, San Miguel, Colom, Plaza de Cort, Paseo del Borne, Jaime III y Bonaire, hasta la Iglesia de la Sang.

Cada cofradía es acompañada por una banda de música que determina el ritmo del paso con sus golpes de tambor. El Cristo de la Sang es la imagen de la Crucifixión más importante de Palma. Cuando los penitentes han recibido su bendición en las misas puede dar comienzo la fiesta de Pascua.

También los pueblos se visten de gala y celebran procesiones y misas.

La misa de la tarde del Domingo de Pascua es particularmente recomendable ya que es la misa más importante del año con la asistencia de un gran número de sacerdotes de toda Mallorca. El Obispo de Mallorca celebra esta misa, cuyo punto álgido es la renovación del aceite de los sacramentos. Los aceites, provinientes de Bunyola, son bendecidos junto con el pan, el agua y el vino. La Seu reluce ese día no sólo por fuera, ya que la atmósfera en su interior, al mismo tiempo esplendorosa y de recogimiento, la hacen singular.

Semana Santa en Palma

Consulado del Mar, sede del Govern

A menudo al dirigirnos a la Plaza der Lonja pasamos por el Consolat de Mar. Sólo unos pocos se detienen ante este lugar donde deliberan los políticos, una buena razón para presentarles más de cerca este edificio histórico.

La historia del Consolat de Mar se remonta al siglo XV, cuando fue encargado por el gremio de mercaderes, que destinó una parte del edificio a su sede. Aquí tenía lugar un mercado, o, mejor dicho, una bolsa de mercancías. A través de la Porta Vella del Moll aún se accede hoy a los jardines que se plantaron sobre el límite que marcaban las murallas que iban del Palacio de la Almudaina hasta el Bastion de Sant Pere.

En la segunda mitad del siglo XX el edificio del Consolat fue renovado, un proyecto largamente tenido en mente. En 1980 el gobierno español entregó el edificio al gobierno de las Baleares para que se estableciese en él, dentro del marco del estatuto de autonomía aprobado en 1978. En 1983 se reconoció oficialmente y tuvieron lugar las primeras elecciones que debían insuflar vida al organismo.

El 31 de marzo del mismo año se fundó en el Consolat de Mar el primer parlamento insular, y sólo pocos días después tomó posesión de su cargo el primer presidente de la Autonomía de las Baleares formando su gobierno.
Siempre con una vista al Paseo Sagrera, al puerto y al mar, de donde el Consolat toma también su nombre.

Palacio Almudaina en Palma

Palacio Almudaina se encuentra en Palma directamente al lado de la catedral La Seu y encima del jardín S´Hort del Rei. Los árabes dejaron construir Almudaina como fortaleza fuera de la muralla de la ciudad, directamente al lado del mar y el rey Jaime II en el siglo 14. añadió a la fortaleza las comodidades de la corte de Mallorca.

De los 20.000 m2 del Palacio Almudaina solamente una parte está accesible para el público, ya que aquí reside la jefatura militar de las Baleares. Rey Juan Carlos aprovecha también el Palacio Almudaina como residencia oficial durante sus vacaciones de cada verano en Mallorca.

Palacio Almudaina en Palma

Restaurante Piccola Italia en Paseo Marítimo

En la zona de paseo de Palma, el Marítimo, podemos encontrar muchos restaurantes, aunque pocos auténticos como el Ristorante Pizzería Piccola Italia. Aqui la pasta se prepara ante los ojos de los propios clientes. Y precisamente es la pasta el plato fuerte de la casa, aunque no se pueden olvidar otras especialidades como los platos de carne y pescado y, por supuesto, su gran variedad de postres.

Mientras disfruta de su comida disfrutará también de una fantástica vista sobre el Paseo Marítimo desde el puerto de Palma hasta la Catedral La Seu. Bajo la dirección de su maitre de Nápoles, los camareros lo atenderán ágil y amablemente y leerán de los ojos del cliente cualquier deseo.

El restaurante está abierto todo el año de 12:30 a 00:30. Puede reservar mesa por teléfono en el número 971 458 036. También es posible celebrar cenas y comidas en salas separadas en Restaurante Piccola Italia.

Restaurante Piccola Italia en Paseo Marítimo

Horario

todos los días de 12:30 a 00:30h.

Contacto

Extras

  • Internet
  • Menú para niños
  • Opción vegetariana
  • Para llevar
  • Parking cerca
  • Tarjeta de crédito
  • Vistas mar

Museo de Mallorca abre de nuevo

Seis años ha tardado y costó € 7.500.000, pero desde el 24 de julio de 2015, 14 salas del Museo de Mallorca en el centro de Palma abren de nuevo – renovadas y reconstruidas. Para el 2017 se espera terminado el resto de habitaciones del Palacio Ayamans en el casco antiguo de la ciudad. En total, Museo de Mallorca dispone de unos 1.200 metros cuadrados y más de 300 objetos, desde pinturas y esculturas de cerámica hasta hallazgos arquitectónicos.

El Museo de Mallorca abrió sus puertas en el Palacio Ayamans de Palma de Mallorca en 1968. Actúa como una ventana a la historia del arte y alberga hallazgos arqueológicos, pinturas, esculturas, artesanía y muebles.

Muchos trabajos de cerámica en Mallorca tienen a menudo un valor artístico infravalorado, de ello dan muestra las piezas expuestas en la segunda planta del Museu de Mallorca provenientes de la fabricación La Roquete. Los platos, jarrones y jarras están decorados con espléndidos colores y muchos detalles. Una pared embaldosada con una paisaje marítimo semeja un puzzle gigante, uniendo en una obra común con detallismo milimétrico barcos, una casa, árboles, cañaverales y aves marítimas.

Los cuadros de los vanguardistas del siglo XX muestran junto a obras de Joan Junyer y Joan Fuster, pertenecientes al Grup de Lluc Alcari, una obra de Hans Otto Poppelreuther. Su acuarela de Deiá representa el pueblo en una época despreocupada y ya pasada. Sin embargo, y dentro de este contexto, el retrato del escritor Robert Graves que el pintor Archie Gittes realizó en 1948 resulta extrañamente severo.

Museo de Mallorca abre de nuevo

Baños árabes en Palma

A lo largo de los últimos 3000 años Mallorca ha sido conquistada por distintas culturas, ejerciendo cada una su influencia en el panorama de la isla. La influencia más fuerte es la ejercida por los árabes, y una reliquia de esa época la constituyen los baños àrabs.

Los baños árabes de Mallorca se consideran el testigo más antiguo del arte arquitectónico islámico y se remontan al siglo X. Su función no sólo era la limpieza corporal, sino también la espiritual. Aún hoy se percibe en su atmósfera un halo relajante que los invade. Rodeados de la ruidosa ciudad se oculta aquí un lugar de tranquilidad y reflexión con un jardín idílico. Según la información transmitida existían dos baños.

La antigua sala de baños, denominada “Calendarium” se denominaría hoy baño de vapor.  A través de las aperturas circulares en el techo penetraba la luz del sol sobre los bañistas, procurando una atmósfera agradable. Las piscinas están hoy secas, pero la cúpula aún refleja imágenes de cómo seguramente era.

Igual que lo fue antes, una vista a los baños árabes supone sumergirse en otro mundo, en otra época. Al salir de ellos se puede sentir la sensación de frescor y relajación.

La Catedral de Palma: La Seu

La catedral de Palma recibe el nombre de “La Seu”, y se la considera la cuarta de las iglesias más hermosas del mundo. El famoso arquitecto catalán Antonio Gaudí denominó a La Seu como “el mayor y más perfecto logro del estilo gótico en armonía, construcción y mecánica”.

El Rey Jaime I escribió en su diario tras su victoria contra los musulmanes en el año 1229 que era su voluntad construir una iglesia como forma de gratitud. Como lugar de construcción se eligió aquel en el que se había edificado la mezquita más grande de la isla. Jaime I hizo colocar la primera piedra de la catedral cristiana en el año 1230.

La catedral está construida totalmente de sillares de marés. Primero se construyó el coro en la parte este, al que siguieron las fachadas norte y oeste, donde encontramos la imponente Puerta de Almudaina. Por último se edificaron las torres y los pilares de sostén que dan al mar, donde se encuentra el hoy cerrado Portal el Mirador, siendo, con sus 15 metros de altura, uno de los testimonios más hermosos de la arquitectura civil española. La parte sur de la catedral se observa en su mayor esplendor desde el Parc de la Mar.

El rey Jaume I vivió para ver su consagración, realizada por el segundo Obispo de Palma, y tras la muerte del Conquistador prosiguieron los trabajos de construcción, financiados por los virreyes, los mercaderes ricos y la burguesía adinerada de Palma.

Pasaron casi 400 años desde la colocación de la primera piedra hasta que el 29 de julio de 1578 se colocó la última. En los archivos de la catedral se conservan los nombres de todos los maestros de obras. Desconocemos cuántos trabajadores ayudaron a construir piedra sobre piedra ni sus nombres, aunque debieron de ser miles y miles quienes transportaron los sillares en carros de mulas a través de accidentadas caminos hacia Palma.

Los sillares se levaban a alturas enormes con poleas y sus juntas se rellenaban con yeso: ni grúas, ni cemento preparado, sólo contaban con armazones de madera y piedras a su disposición.

Según la esperanza de vida habitual los trabajos de la Catedral se extendieron a lo largo de 10 generaciones. La construcción de La Seu de Palma, así como de otras iglesias del estilo gótico, se desarrolló en periodos de tiempo tan extensos que para nosotros resultan inimaginables.

El espectador que entra al interior de la catedral, con su forma basilical, y dirige su vista hacia lo alto se preguntará cómo pudo edificarse esta obra de arte. Las columnas de casi 22 metros de altura y ni tan siquiera 2 metros de ancho soportan los arcos ojivales que ornamentan la elevación del techo. El interior del templo no es sólo grandioso por su altura, sino también por su juego de luces y sombras. Las elevadas naves laterales están construidas de tal manera que no se obstruye la entrada de luz a la nave central. Los pilares semejan a veces casi la sombra de los rayos de luz que penetran por los altos ventanales.
Las iglesias góticas no fueron construidas para la iluminación eléctrica. Su altura servía, entre otros, también para sobresalir prominentemente sobre otros edificios de la ciudad, con lo que se podía capturar la luz del sol a través de las vidrieras de los ventanales. Los rosetones de los lados oeste y este de la catedral se encuentran situados de tal manera uno frente a otro que los rayos solares brillan a través de ambos al mismo tiempo a determinadas horas del día, inundando la nave central de luz de colores.

En el año 1851 un terremoto destruyó varias partes de la catedral. Los trabajos de renovación se realizaron en gran parte en estilo neogótico. El original carácter severo y sublime de la catedral gótica fue sustituido más y más por un neogótico de efecto artificial.

En 1902 llegó el famoso arquitecto catalán Antoni Gaudí a Palma con el encargo de recuperar el estilo gótico de la catedral. La nave central fue reservada para los fieles, siguiendo su consejo. Hizo desmontar el altar barroco del siglo XVIII y despejó el antiguo altar gótico. Pero cuando el genial artista comenzó a realizar sus bocetos para un gran baldaquino de 7 lados el director de la iglesia, el cabildo catedralicio, pensó que había ido demasiado lejos. Gaudí era demasiado creativo para estos religiosos conservativos porque, según su opinión, quería incluir demasiados elementos del arte modernista en la catedral gótica. Había diseñado una suntuosa iluminación con electricidad y vidrieras de colores. Un baldaquino de 7 lados debía sustituir al sencillo ya existente, pero sólo uno de los lados pudo ser terminado. Como iluminación sobre el altar principal encontramos un recuerdo del boceto original de Antonio Gaudí. En 1914 el arquitecto catalán abandonó las obras en la catedral de Palma. Quizás esas discusiones fueron relevantes para su decisión de no aceptar más encargos y de dedicarse exclusivamente al de la Sagrada Familia en Barcelona.

La superficie de 6.600m2 construidos supone una capacidad para 18.000 personas, pero en pocas ocasiones festivas la iglesia se encuentra realmente llena. Entonces, cuando los visitantes escuchan la música del órgano, puede sentirse un poco del atractivo que constituye la grandiosidad del estilo gótico.

Noticia 21-12-2010: El Canto de la Sibil·la se interpretará como cada año la noche del 24 durante la Misa del Gallo en la Catedral de Palma. La sibil·la es uno de los personajes oraculizadores más conocidos de la antigüedad clásica, y su anuncio nos muestra la llegada del Juicio Final, que abarca a todo el mundo sin excepción.

Palma de Mallorca Impresiones

Una visita breve a la capital de las Islas Baleares, Palma de Mallorca. Podrá ver entre otras cosas:

· Castillo de Bellver
· Palacio de la Almudaina
· Catedral La Seu
· Consulado del Mar, sede del Govern Balear
· La Lonja
· El Parque del mar
·  El mar
· Un ejemplo de los muchos deportes que se pueden practicar.
· Un mercado ambulante
· La noche palmesana
· Un concierto de música clásica
· El atardecer

Si desea conocer en mayor detalle alguna de las atracciones, no dude en pinchar sobre  ella y accederá a su reportaje.