La Lonja en Palma

La Lonja no es, como algunos creen, el antiguo lugar de comercio de pescado, sino la antigua sede del gremio de pescadores de Palma.

El famoso arquitecto del siglo XV Guillem Sagrera la edificó por encargo de la cámara de comercio entre 1426 y 1447, creando así una perla del arte gótico en Palma.

La Lonja se construyó para albergar las reuniones de los comerciantes, una especie de centro de congresos. A comienzos del siglo XV Palma mantenía ya 25 representaciones comerciales con otros países y en esta lonja se convocaba a los comerciantes. La riqueza de la construcción muestra que Palma fue ya desde siempre una de las ciudades de comercio pesquero más ricas del Mediterráneo, por lo que la abundancia de dinero permitió crear así uno de los edificios más bellos de España.
Actualmente se invita al edificio en ocasiones festivas y oficiales a altos mandatarios, como en el caso de la visita del presidente Johannes Rau en otoño de 2002, e incluso se realizan exposiciones.

En las estrechas callejuelas que rodean la Lonja se ha ido asentando a lo largo de los años una zona de ocio para disgusto de los vecinos, quienes desearían poder dormir alguna vez por fin, y su animación no cesa en los restaurantes y bares de tapas los fines de semana hasta bien entrada la madrugada.
En honor al arquitecto de la Lonja, Guillermo Sagrera, se le dedicó un tramo de la calle situada frente a su edificio. El Paseo Sagrera se confunde a menudo con el Paseo Marítimo, aunque comienza más atrás. Este hermoso paseo de altas palmeras fue encargado en 1930 por el ayuntamiento de la ciudad y es un lugar predilecto para dar tranquilos paseos. Los bancos frente a su fachada invitan a detenerse y disfrutar. Un recorrido histórico que vale la pena!

Consulado del Mar, sede del Govern

A menudo al dirigirnos a la Plaza der Lonja pasamos por el Consolat de Mar. Sólo unos pocos se detienen ante este lugar donde deliberan los políticos, una buena razón para presentarles más de cerca este edificio histórico.

La historia del Consolat de Mar se remonta al siglo XV, cuando fue encargado por el gremio de mercaderes, que destinó una parte del edificio a su sede. Aquí tenía lugar un mercado, o, mejor dicho, una bolsa de mercancías. A través de la Porta Vella del Moll aún se accede hoy a los jardines que se plantaron sobre el límite que marcaban las murallas que iban del Palacio de la Almudaina hasta el Bastion de Sant Pere.

En la segunda mitad del siglo XX el edificio del Consolat fue renovado, un proyecto largamente tenido en mente. En 1980 el gobierno español entregó el edificio al gobierno de las Baleares para que se estableciese en él, dentro del marco del estatuto de autonomía aprobado en 1978. En 1983 se reconoció oficialmente y tuvieron lugar las primeras elecciones que debían insuflar vida al organismo.

El 31 de marzo del mismo año se fundó en el Consolat de Mar el primer parlamento insular, y sólo pocos días después tomó posesión de su cargo el primer presidente de la Autonomía de las Baleares formando su gobierno.
Siempre con una vista al Paseo Sagrera, al puerto y al mar, de donde el Consolat toma también su nombre.

Palacio Almudaina en Palma

Palacio Almudaina se encuentra en Palma directamente al lado de la catedral La Seu y encima del jardín S´Hort del Rei. Los árabes dejaron construir Almudaina como fortaleza fuera de la muralla de la ciudad, directamente al lado del mar y el rey Jaime II en el siglo 14. añadió a la fortaleza las comodidades de la corte de Mallorca.

De los 20.000 m2 del Palacio Almudaina solamente una parte está accesible para el público, ya que aquí reside la jefatura militar de las Baleares. Rey Juan Carlos aprovecha también el Palacio Almudaina como residencia oficial durante sus vacaciones de cada verano en Mallorca.

Palacio Almudaina en Palma

Restaurante Piccola Italia en Paseo Marítimo

En la zona de paseo de Palma, el Marítimo, podemos encontrar muchos restaurantes, aunque pocos auténticos como el Ristorante Pizzería Piccola Italia. Aqui la pasta se prepara ante los ojos de los propios clientes. Y precisamente es la pasta el plato fuerte de la casa, aunque no se pueden olvidar otras especialidades como los platos de carne y pescado y, por supuesto, su gran variedad de postres.

Mientras disfruta de su comida disfrutará también de una fantástica vista sobre el Paseo Marítimo desde el puerto de Palma hasta la Catedral La Seu. Bajo la dirección de su maitre de Nápoles, los camareros lo atenderán ágil y amablemente y leerán de los ojos del cliente cualquier deseo.

El restaurante está abierto todo el año de 12:30 a 00:30. Puede reservar mesa por teléfono en el número 971 458 036. También es posible celebrar cenas y comidas en salas separadas en Restaurante Piccola Italia.

Restaurante Piccola Italia en Paseo Marítimo

Horario

todos los días de 12:30 a 00:30h.

Contacto

Extras

  • Internet
  • Menú para niños
  • Opción vegetariana
  • Para llevar
  • Parking cerca
  • Tarjeta de crédito
  • Vistas mar

Museo de Mallorca abre de nuevo

Seis años ha tardado y costó € 7.500.000, pero desde el 24 de julio de 2015, 14 salas del Museo de Mallorca en el centro de Palma abren de nuevo – renovadas y reconstruidas. Para el 2017 se espera terminado el resto de habitaciones del Palacio Ayamans en el casco antiguo de la ciudad. En total, Museo de Mallorca dispone de unos 1.200 metros cuadrados y más de 300 objetos, desde pinturas y esculturas de cerámica hasta hallazgos arquitectónicos.

El Museo de Mallorca abrió sus puertas en el Palacio Ayamans de Palma de Mallorca en 1968. Actúa como una ventana a la historia del arte y alberga hallazgos arqueológicos, pinturas, esculturas, artesanía y muebles.

Muchos trabajos de cerámica en Mallorca tienen a menudo un valor artístico infravalorado, de ello dan muestra las piezas expuestas en la segunda planta del Museu de Mallorca provenientes de la fabricación La Roquete. Los platos, jarrones y jarras están decorados con espléndidos colores y muchos detalles. Una pared embaldosada con una paisaje marítimo semeja un puzzle gigante, uniendo en una obra común con detallismo milimétrico barcos, una casa, árboles, cañaverales y aves marítimas.

Los cuadros de los vanguardistas del siglo XX muestran junto a obras de Joan Junyer y Joan Fuster, pertenecientes al Grup de Lluc Alcari, una obra de Hans Otto Poppelreuther. Su acuarela de Deiá representa el pueblo en una época despreocupada y ya pasada. Sin embargo, y dentro de este contexto, el retrato del escritor Robert Graves que el pintor Archie Gittes realizó en 1948 resulta extrañamente severo.

Museo de Mallorca abre de nuevo

Paseo Marítimo de Palma

El Paseo Marítimo de Palma es uno de los lugares más completos de la ciudad de Palma.

Desde el espíritu religioso de La Seu, única catedral que se refleja en el mar, al ambiente nocturno de copas, o a los lujosos yates del puerto deportivo. Todo está aquí.

El Paseo Marítimo tiene una extensa zona plegada de restaurantes con terrazas que le regalará a sus comidas unas fantásticas vistas al puerto de Palma.

Paseo Marítimo de Palma

Es Baluard: Museo de Arte

Es Baluard es el museo de referencia de Palma. Situado en un enclave único, reúne un importante fondo de arte contemporáneo.

Baluard da nombre al edificio donde se encuentra: el baluarte de San Pere es la fortificación construida en el siglo XVII sobre la antigua muralla medieval. Hoy en día se encuentra en perfecto estado y hace que el museo disfrute de un lugar privilegiado.

Desde su fundación en 2004 ha acogido obras de artistas como Andy Warhol, Santiago Rossiñol o el famoso arquitecto español Calatrava. Y en su colección permanente tiene artistas de la talla de Miró o Anselm Kiefer.

Si usted decide visitar el museo en la época de verano, no olvide pasarse por aquí las noches de los viernes. Es Baluard organiza actuaciones en directo donde el teatro, la danza o la música se dan lugar.

Es Baluard: Museo de Arte

Paseo del Borne en Palma

A menudo apretamos el paso en la ciudad sin tomarnos el tiempo a mirar a izquierda y derecha. Todo el mundo ha paseado por el Paseo del Born, pero la próxima vez que recorra ese espléndido bulevar trate de imaginarse cómo era en la Edad Media. La imagen que ofrecía esta zona, y algo más arriba la Rambla, a los viandantes hace un medio milenio era bien distinta. En octubre de 1403 se originó tras las fuertes lluvias un impetuoso torrente que atravesó Palma destruyendo a su paso 1.500 casas, unas 5.000 personas perecieron. El impacto fue tan fuerte que las opiniones coincidieron en que se debía desviar el cauce del río, aunque hubo que esperar más de 200 años, hasta 1620, para que siguiera se acondicionase su nueva trayectoria.

El viejo cauce se conservó y dió origen a los dos magníficos paseos, la y el Borne, que compiten en fama. El Passeig no fue siempre una vía peatonal, sino que hasta hace pocos años era una de las principales arterias circulatorias.

Desde que el carril derecho viniendo desde el mar se cerró a la circulación y se convirtió en zona peatonal los elegantes comercios de la zona
han experimentado un nuevo auge y es más agradable pasear.
¡Pruébelo!

La Catedral de Palma: La Seu

La catedral de Palma recibe el nombre de “La Seu”, y se la considera la cuarta de las iglesias más hermosas del mundo. El famoso arquitecto catalán Antonio Gaudí denominó a La Seu como “el mayor y más perfecto logro del estilo gótico en armonía, construcción y mecánica”.

El Rey Jaime I escribió en su diario tras su victoria contra los musulmanes en el año 1229 que era su voluntad construir una iglesia como forma de gratitud. Como lugar de construcción se eligió aquel en el que se había edificado la mezquita más grande de la isla. Jaime I hizo colocar la primera piedra de la catedral cristiana en el año 1230.

La catedral está construida totalmente de sillares de marés. Primero se construyó el coro en la parte este, al que siguieron las fachadas norte y oeste, donde encontramos la imponente Puerta de Almudaina. Por último se edificaron las torres y los pilares de sostén que dan al mar, donde se encuentra el hoy cerrado Portal el Mirador, siendo, con sus 15 metros de altura, uno de los testimonios más hermosos de la arquitectura civil española. La parte sur de la catedral se observa en su mayor esplendor desde el Parc de la Mar.

El rey Jaume I vivió para ver su consagración, realizada por el segundo Obispo de Palma, y tras la muerte del Conquistador prosiguieron los trabajos de construcción, financiados por los virreyes, los mercaderes ricos y la burguesía adinerada de Palma.

Pasaron casi 400 años desde la colocación de la primera piedra hasta que el 29 de julio de 1578 se colocó la última. En los archivos de la catedral se conservan los nombres de todos los maestros de obras. Desconocemos cuántos trabajadores ayudaron a construir piedra sobre piedra ni sus nombres, aunque debieron de ser miles y miles quienes transportaron los sillares en carros de mulas a través de accidentadas caminos hacia Palma.

Los sillares se levaban a alturas enormes con poleas y sus juntas se rellenaban con yeso: ni grúas, ni cemento preparado, sólo contaban con armazones de madera y piedras a su disposición.

Según la esperanza de vida habitual los trabajos de la Catedral se extendieron a lo largo de 10 generaciones. La construcción de La Seu de Palma, así como de otras iglesias del estilo gótico, se desarrolló en periodos de tiempo tan extensos que para nosotros resultan inimaginables.

El espectador que entra al interior de la catedral, con su forma basilical, y dirige su vista hacia lo alto se preguntará cómo pudo edificarse esta obra de arte. Las columnas de casi 22 metros de altura y ni tan siquiera 2 metros de ancho soportan los arcos ojivales que ornamentan la elevación del techo. El interior del templo no es sólo grandioso por su altura, sino también por su juego de luces y sombras. Las elevadas naves laterales están construidas de tal manera que no se obstruye la entrada de luz a la nave central. Los pilares semejan a veces casi la sombra de los rayos de luz que penetran por los altos ventanales.
Las iglesias góticas no fueron construidas para la iluminación eléctrica. Su altura servía, entre otros, también para sobresalir prominentemente sobre otros edificios de la ciudad, con lo que se podía capturar la luz del sol a través de las vidrieras de los ventanales. Los rosetones de los lados oeste y este de la catedral se encuentran situados de tal manera uno frente a otro que los rayos solares brillan a través de ambos al mismo tiempo a determinadas horas del día, inundando la nave central de luz de colores.

En el año 1851 un terremoto destruyó varias partes de la catedral. Los trabajos de renovación se realizaron en gran parte en estilo neogótico. El original carácter severo y sublime de la catedral gótica fue sustituido más y más por un neogótico de efecto artificial.

En 1902 llegó el famoso arquitecto catalán Antoni Gaudí a Palma con el encargo de recuperar el estilo gótico de la catedral. La nave central fue reservada para los fieles, siguiendo su consejo. Hizo desmontar el altar barroco del siglo XVIII y despejó el antiguo altar gótico. Pero cuando el genial artista comenzó a realizar sus bocetos para un gran baldaquino de 7 lados el director de la iglesia, el cabildo catedralicio, pensó que había ido demasiado lejos. Gaudí era demasiado creativo para estos religiosos conservativos porque, según su opinión, quería incluir demasiados elementos del arte modernista en la catedral gótica. Había diseñado una suntuosa iluminación con electricidad y vidrieras de colores. Un baldaquino de 7 lados debía sustituir al sencillo ya existente, pero sólo uno de los lados pudo ser terminado. Como iluminación sobre el altar principal encontramos un recuerdo del boceto original de Antonio Gaudí. En 1914 el arquitecto catalán abandonó las obras en la catedral de Palma. Quizás esas discusiones fueron relevantes para su decisión de no aceptar más encargos y de dedicarse exclusivamente al de la Sagrada Familia en Barcelona.

La superficie de 6.600m2 construidos supone una capacidad para 18.000 personas, pero en pocas ocasiones festivas la iglesia se encuentra realmente llena. Entonces, cuando los visitantes escuchan la música del órgano, puede sentirse un poco del atractivo que constituye la grandiosidad del estilo gótico.

Noticia 21-12-2010: El Canto de la Sibil·la se interpretará como cada año la noche del 24 durante la Misa del Gallo en la Catedral de Palma. La sibil·la es uno de los personajes oraculizadores más conocidos de la antigüedad clásica, y su anuncio nos muestra la llegada del Juicio Final, que abarca a todo el mundo sin excepción.

Deportes acuáticos

Si se trata de deportes acuáticos, Mallorca ofrece una infinidad de posibilidades. En nuestro video puede ver algunas impresiones del verano mallorquín:

· Bucear
· Nadar
· esquí acuático
· navegar
· surf
· Jet Ski
· plátano
· piragüismo
etc.

Duración: 0´36 min.